MIAMI (AP) — El empresario Raúl Gorrín, señalado por sus supuestos vínculos con el gobierno venezolano, aparece entre las 10 personas más buscadas por la Policía de Inmigración de Estados Unidos.

ICE, como se conoce a esa fuerza por su nombre en inglés, incluyó a Gorrín en su lista “por sus prácticas corruptas y lavado de dinero”, dijo el jueves a The Associated Press Néstor Yglesias, portavoz de ICE.

La inclusión de Gorrín en la lista de los más buscados de ICE tiene lugar en momentos en que el gobierno estadounidense emprende una política de sanciones contra funcionarios venezolanos y sus allegados que busca poner contra la pared al presidente Nicolás Maduro.

Estados Unidos fue uno de los primeros países en reconocer como presidente legítimo de la nación sudamericana al líder opositor Juan Guaidó hace un año.

Con su inclusión, Gorrín se convierte en el tercer venezolano en la lista de los 10 más buscados. Los otros son el exvicepresidente Tareck El Aissami y el empresario Samark López, también relacionado con el gobierno.

Gorrín, un abogado de 50 años que residía en Miami, es accionista de la aseguradora local La Vitalicia y propietario de Globovisión, un canal de noticias que en el pasado tuvo relevancia al mantener una postura muy crítica hacia el gobierno venezolano pero que desde 2013, luego de que lo adquirió Gorrín, perdió presencia y audiencia en Venezuela al transformarse en un medio neutro.

En enero de 2019 el Departamento del Tesoro sancionó a Gorrín, su esposa y sus empresas, pero tres meses después su mujer -María Alexandra Perdomo- fue quitada de la lista en una actualización realizada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros, conocida como OFAC. Hasta ahora no se ha explicado oficialmente por qué.

De acuerdo con un comunicado de ICE, Gorrín fue visto por última vez en Caracas.

En agosto de 2017 fue acusado por la fiscalía en la corte federal de Miami por su presunta participación en una asociación ilícita relacionada con el sistema de control de cambio de Venezuela.

De acuerdo con los documentos de la acusación, el empresario pagó millones de dólares en sobornos a dos altos funcionarios venezolanos con el fin de adquirir los derechos para realizar operaciones cambiarias bajo tasas favorables.

Además de enviarles el dinero a los funcionarios, Gorrín les habría comprado mercancías y habría pagado gastos relacionados con aviones privados, yates, casas, caballos y relojes de lujo. Para ocultar los sobornos habría realizado los pagos a través de empresas fantasma.

La acusación indica asimismo que Gorrín se asoció con otras personas para comprar el Banco Peravia en República Dominicana con el objetivo de lavar los sobornos pagados a los funcionarios venezolanos y ocultar el dinero relacionado con hechos de corrupción, entre otras maniobras.

El magnate es también investigado por su presunta participación en una organización ilícita que malversaba y lavaba dinero de la compañía estatal Petróleos de Venezuela PDVSA junto con miembros de la familia de Maduro.

En un comunicado colocado en la portada de su página de internet, ICE advirtió a la población que no intente detener a Gorrín y pidió que quien tenga información la contacte de inmediato. El pedido incluye una breve descripción del empresario como un hombre de piel clara, ojos marrones y cabello castaño.

---------

La periodista de AP Fabiola Sánchez colaboró en esta información desde Caracas.