MADRID (AP) — La liga española de fútbol pidió que se investiguen los insultos de hinchas del Sevilla contra el capitán de Real Madrid, Sergio Ramos, mientras el club andaluz denunció a su exjugador por supuestamente provocar a los aficionados durante un partido por los octavos de final de la Copa del Rey.

Ramos fue insultado por un sector de la grada en el estadio Sánchez Pizjuán tras anotar un gol de penal a los 83 minutos que prácticamente sepultó cualquier posibilidad del Sevilla de remontar la serie, que el Madrid ganó por un global de 6-3. Tras meter el gol, que definió a lo Panenka, el zaguero miró a las gradas ubicadas detrás del arco y se señaló la espalda de la camiseta.

Después, apuntó de nuevo a la grada y se colocó las manos alrededor de los oídos.

"La Liga remitirá un escrito de denuncia al Comité de Competición de la RFEF y a la Comisión Antiviolencia con aquellos cánticos que se producen en los encuentros de fútbol que inciten a la violencia o tengan un contenido insultante o intolerante", señaló la liga española en un comunicado.

Ramos es oriundo de Sevilla y comenzó su carrera en ese club, antes de ser transferido al Madrid hace casi 12 años. De todas formas, un sector de la afición sevillista no le perdona esa partida, y el zaguero es blanco de insultos cada vez que juega en el Sánchez Pizjuán.

El Sevilla indicó en un comunicado que solicitará a la liga que denuncie ante el comité de competición y la comisión antiviolencia "los gestos realizados por el Sr. Sergio Ramos en la celebración de un gol".

"El Sevilla FC quiere dejar claro que esta institución condena los insultos que recibió el jugador, los cuales no pueden ser en ningún caso justificados ni amparados, y reitera que los aficionados sevillistas deben erradicar los insultos tanto a clubes como a jugadores rivales, algo que solo deteriora la imagen del club y que puede acarrear graves sanciones", agregó el equipo.

Ramos lamentó que "hace mucho tiempo que estoy viniendo a jugar aquí, no ha sido nunca un recibimiento como hubiese querido, como lo han tenido otros jugadores".

"Cuando se acuerdan de tu madre, y la insultan y demás uno no se va contento", agregó. "He visto recibimiento a (Ivan) Rakitic y a Daniel Alves (dos exjugadores del Sevilla)... y se les recibe como si fuesen dioses. Yo no lo voy a cambiar, pero tampoco voy a cambiar mi forma de jugar".

Ramos volverá a encontrarse con los hinchas del Sevilla cuando el Madrid regrese al Sánchez Pizjuán el domingo por la liga española.

El plantel de Zidane encabeza la liga española con cuatro puntos de ventaja sobre el Sevilla, y cinco por encima del Valencia. Con una racha de 40 partidos invicto, la más larga en la historia para un club español, el Madrid también tiene un partido pendiente ante el Valencia, pospuesto por su participación en el Mundial de Clubes en diciembre.

El Barsa enfrenta el sábado a Las Palmas, el mismo día que el cuarto Atlético de Madrid recibe al Real Betis.