VARSOVIA, Polonia (AP) — El gobierno polaco el sábado dio la bienvenida a los soldados estadounidenses y expresó gratitud por algo con lo que, dijeron, los polacos soñaban desde hace décadas.

La ceremonia en la población de Zagan tuvo lugar 23 años después de la partida de los últimos efectivos soviéticos de Polonia. Es el primer despliegue permanente de fuerzas occidentales en el flanco oriental de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El despliegue tiene furioso a Moscú.

"Los esperamos durante mucho tiempo, durante décadas", dijo el ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, bajo la nieve. "Algunas veces sentimos que nos habían dejado solos, casi con la esperanza perdida, a veces sintiendo que éramos los únicos que protegían a la civilización de la agresión que viene del este".

La fuerza estadounidense, que incluye una brigada blindada de 3.500 soldados de Fort Carson, Colorado, arriba después de las acciones de Rusia en Ucrania, donde en 2014 se anexó la península de Crimea y está respaldando a los insurgentes en el occidente ucraniano.

Esas acciones han asustado a muchos en Polonia, los estados bálticos y otras naciones en Europa del Este que alguna vez estuvieron bajo el control de Moscú.

El gobierno polaco organizó varias ceremonias en distintos lugares del país, incluyendo Varsovia, para recibir a los soldados estadounidenses.

"Este es un día importante para Polonia, para Europa, para nuestra defensa común", declaró la primera ministra Beata Szydlo.

Los soldados estarán en siete países, desde Estonia hasta Bulgaria, para realizar ejercicios. Habrá una oficina central en Alemania. Después de nueve meses serán reemplazados por otra unidad.

La OTAN también apostará cuatro batallones multinacionales a su flanco oriental a finales de este año, para Polonia y los tres estados bálticos. Estados Unidos también encabezará uno de esos batallones.

El Kremlin ha denunciado todos estos despliegues y los considera una amenaza a su seguridad e intereses.