EDINBURG, Texas, EE.UU. (AP) — La policía de Texas halló a 16 inmigrantes procedentes principalmente de México y El Salvador en un camión de carga estacionado en una gasolinera a unos 30 kilómetros (20 millas) de la frontera con México.

Los inmigrantes estuvieron encerrados en el camión al menos ocho horas hasta que los agentes los rescataron el domingo cerca del mediodía en Edinburg, dijo el subjefe de la policía de la localidad, Oscar Trevino.

Treviño había dicho en un principio que 17 inmigrantes estaban encerrados en la unidad pero el lunes redujo la cifra a 16.

Ninguna de las personas encontradas necesitó asistencia médica, pero tenían hambre y sed, y se les proveyó de alimentos y agua en el lugar, agregó.

Ocho de los inmigrantes eran de El Salvador, seis de México y dos de Rumania, dijo Manuel Padilla, jefe del sector Valle del Rio Grande de la Patrulla Fronteriza.

Un hombre y una mujer de nacionalidad cubana estaban a cargo del camión y fueron detenidos, señaló Treviño.

Una portavoz del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, Nina Pruneda, dijo que aún no hay acusados en relación con el caso, pero que la agencia trabaja con las autoridades estatales y locales, y conversa con testigos.

El hallazgo ocurrió más de tres semanas después de que 10 personas murieron en un camión estacionado en un Walmart en San Antonio en medio de un calor intenso. A decir de los sobrevivientes, en un momento dado llegó a haber un centenar de personas en el remolque del camión, según funcionarios de inmigración.

Las autoridades dijeron que 39 personas estaban en el remolque cuando se realizó el rescate, y que el resto escapó.

Casi 20 de las personas rescatadas del remolque fueron hospitalizadas en condición grave y muchas sufrían deshidratación extrema e insolación.

El conductor de ese camión continúa detenido por autoridades federales, acusado de transportar ilegalmente a inmigrantes a cambio de dinero en una situación que derivó en varias muertes.

El domingo, la policía de Edinburg acudió a la gasolinera, una parada frecuentada por conductores de camiones de carga que transitan por la región, tras recibir una llamada anónima de alguien que dijo que un familiar suyo estaba atrapado con otras personas en el tractocamión.

Los agentes comenzaron a golpear los costados de varios camiones estacionados en el sitio hasta que escucharon respuesta del vehículo en el que estaban los inmigrantes, dijo la policía.

El incidente en San Antonio demostró cómo los contrabandistas de inmigrantes usan regularmente tractocamiones como parte de una compleja red que incluye guías a pie, casas de seguridad y conductores. Los inmigrantes descubiertos en San Antonio fueron divididos en dos grupos y marcados con cinta adhesiva de diferentes colores. Seis camionetas negras los esperaban en un punto para llevar a algunos a sus destinos.

Las autoridades no han dicho si hubo arreglos similares para los inmigrantes hallados en Edinburg, unos 370 kilómetros (230 millas) al sur de San Antonio.

Trevino dijo que descubrieron a los inmigrantes después que una de las personas encerradas en el camión llamó a un pariente en México que se comunicó con las autoridades.

Padilla se negó a decir si el caso en Edinburg estaba relacionado con el de San Antonio porque la investigación estaba en curso. Sin embargo, señaló que la policía ha revisado más de 30 tractocamiones desde octubre en el Valle del Rio Grande.

Ello no ha incluido la ciudad fronteriza de Laredo, donde según las autoridades, el conductor del camión del caso de San Antonio dijo haber hecho alto en dos ocasiones en su recorrido.

“Desconocemos cuántos se nos van”, declaró Padilla el lunes a The Associated Press. Pero “el uso de tractocamiones para contrabandear a personas fuera de esta región es mayor en el sur de Texas que en cualquier otra parte a lo largo de la frontera. Y deriva de una frontera mal vigilada”.

La mayoría de las personas detenidas tras cruzar la frontera sur hacia Estados Unidos son sorprendidas en el Valle del Rio Grande, que incluye más de 480 kilómetros (300 millas) del río Bravo (o Grande), que separa a ambos países.

Las detenciones en la frontera han aumentado cada mes de que descendieron en abril a su nivel más bajo en 17 años.

Los tractocamiones emergieron como un método muy usado a inicios de la década de 1990, tras el incremento de la vigilancia en San Diego, California, y El Paso, Texas, que eran las áreas más transitadas en cruces ilegales.

Antes de eso, las personas pagaban pequeñas cantidades a personas para que las cruzaran por la frontera en la que no había gran vigilancia.

Cuando ingresar en Estados Unidos se hizo más difícil después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, los migrantes fueron conducidos por terrenos más peligrosos y les cobraron miles de dólares más.