EL CAIRO (AP) — Un candidato presidencial egipcio que vive en Emiratos Árabes Unidos llegó el sábado a El Cairo, informaron funcionarios del aeropuerto, apenas unos días después de que anunció sus planes para presentarse a las elecciones presidenciales de 2018.

El ex ministro de gobierno Ahmed Shafiq aterrizó en el aeropuerto de El Cairo en medio de medidas reforzadas de seguridad. A algunos de los familiares de Shafiq se les permitió recibirlo en el aeropuerto. No estaba claro a dónde iría después.

Los funcionarios hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados para hablar con los medios de comunicación.

Horas antes, la abogada de Shafiq dijo que su cliente había sido arrestado en su casa en Emiratos Árabes Unidos para ser deportado a Egipto. Dina Adly hizo la afirmación en un anuncio público en Facebook. Dijo que las autoridades le cortaron todas las líneas de comunicación con él.

Un funcionario citado de manera anónima por la agencia oficial emiratí de noticias WAM dijo que Shafiq había partido hacia El Cairo y que su familia seguía en Emiratos Árabes Unidos.

Shafiq, un ex general de la fuerza aérea que encabezó brevemente el gobierno después de que el autocrático Hosni Mubarak fuera derrocado en un levantamiento en 2011, anunció la semana pasada desde Emiratos que planeaba presentarse a la presidencia en 2018. Se presentó a las primeras elecciones libres de Egipto en 2012 y perdió por un margen estrecho ante el islamista Mohamed Morsi, antes de huir del país. Desde entonces ha sido mencionado en varias acusaciones de corrupción.

El general egipcio Abdel-Fatá el-Sisi, convertido en presidente, encabezó el derrocamiento militar de Morsi tras las protestas masivas contra su gobierno de un año, que resultó ser divisivo.

El destacado abogado de los derechos humanos Khaled Ali también ha anunciado que se presentará en 2018, pero ha alegado acoso por parte de las autoridades.

El-Sisi aún no ha declarado oficialmente su candidatura para las próximas elecciones. Obtuvo una victoria aplastante en las elecciones de 2014 que, según los observadores internacionales, no cumplió con las normas para unas elecciones libres.